“Estas no son frituras de malanga”

El título es una alegoría..3Li. Anoche escuché el sonido del cañonazo por primera vez desde el sitio en el que vivo,nunca en los últimos dos años lo había escuchado desde allí.

Siempre a las 9 de la noche se dispara desde la fortaleza de San Carlos de La Cabaña en La Habana una salva de cañón que indica que es hora de cerrar las puertas de la ciudad… una tradición que se conserva aunque haya perdido objetivo desde la destrucción de la muralla.

Escuchar el cañonazo me resonó en el paladar con un antojo: me dieron ganas de comer frituras de malanga con miel y en satisfacer mi fantasía ocupé unos 15 minutos de elaboración… las frituras de malanga no son lo más recomendable para las nueve de la noche,digamos que por ser fritas no están en la lista de los mejores alimentos para el corazón…sin embargo aseguro que están en mi lista de alimentos buenos para el alma…con cada fritura llegó una galería de imágenes y sensaciones infantiles.

Una cena familiar en casa de mis tíos,una comida con los amigos,un capricho complacido por la abuela,una visita al campo, la huella de una quemadura en la punta de los dedos, un domingo de fin de año, un día en un balcón hecho con mosaicos de baldosas…los restos de una mezcla para frituras momificada en un refrigerador en una casa compartida… esta es la genealogía de un sabor…

Los sabores y los olores tienen una potencia infinita para generar estados del espíritu…por eso cuando sentí la necesidad de comer frituras pensé en la dicha de tener a mano algo con que hacerlas y un historial de vida que las convertía en una comida extraordinariamente nutritiva.

Compartir sabores y recetas es una manera de estar cerca y -siendo pretenciosa -quizás a partir de ahora yo pase a ser parte de la galería de sensaciones que pueden desplegarse en ti la próxima vez que una de estas historias resuene en tus deseos o en tu boca. Estos son los sabores y las memorias que nos permiten habitar por un minuto, juntos, un espacio de cercanía.

 

(No se como las hacen los demás…por si se les antoja les cuento cómo las hice yo anoche…)

Para unas 12 frituras usé:

-Dos malangas medianas
-1 huevo
-4 dientes de ajo
-1 cebolla
-1 pizca de sal
-1 cucharadita de azúcar negra
-1 pizca de pimienta negra
-1 poco de perejil natural
-Mostaza
-Miel
-Aceite

Para la salsa:
En una taza mezclar la miel y la mostaza(aproximadamente a una taza de miel 2 cucharadas de mostaza)

Lavar y picar en pequeñas partes el perejil. Reservar para adornar las frituras.

Rallar las malangas con un guayo ,usar la parte que hace que quede más fino,debe resultar una pasta de esto. Macerar los ajos y picar en trozos bien pequeños la cebolla,mezclar con la malanga,el huevo,la azúcar,la pimienta y la sal. Freír en aceite bien caliente utilizando como medida para hacer las frituras una cucharita pequeña sin llenar completamente. Es mejor que queden pequeñas para que se cocinen bien por dentro.

Sacar las frituras cuando estén doradas,escurrir,adornar con el perejil y disponer la salsa como acompañamiento.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: